martes, septiembre 12, 2017

Cotidianidades (IV)

Anécdota cotidiana:

Salgo de clase y viajo en el metro. Somos mil pero la mayoría viaja sólo. Al llegar a la estación camino rumbo a unas escaleras. Entonces la escucho. Una madre que le dice a su niña:

+ No te preocupes, para ir a Urano tendríamos que ser astronautas, y ninguno de los que va en este metro es astronauta.

Yo me sonrío. Pienso. Espero. Es un impulso. No la conozco. No sé de qué hablaban. Una idea que crece hasta que las palabras salen solas de mi boca. Decido controlarme pero ya es muy tarde.

- Todos somos astronautas en realidad, digo.

+ ¿Tu eres astronauta? porque nosotros no somos, dice la madre

- Si, también lo son. Estamos en el mejor viaje espacial del mundo. La nave en la que viajamos es el planeta entero. Recorremos el espacio a miles de kilómetros por hora. Nosotros somos los astronautas, esta nuestra nave y ese es nuestro viaje.

Ella me mira y se sonríe.

+ Si, visto así, somos astronautas también.

Yo sigo bajando las escaleras. Ella también. Llegamos al primer piso. Los tres sonreímos. Yo sigo mi camino. Ellas el suyo.

Astronautas todos.

viernes, septiembre 08, 2017

Lengua

Meto mi lengua en tu boca
Un abrazo húmedo
Un baile de pareja

Recorro tus labios y busco tu cuello
Lento

Me deslizó por la piel
Un recorrido por caminos que ya conozco
Pliegue a pliegue
Línea a línea

Me distraigo en la curva de tus senos
Me encuentro
Desemboco en tu ombligo
Sigo.

Meto mi lengua entre tus labios
Baila sola
La rodea tu piel carnosa
Arroyo y río

Bendita lengua
Coqueta lengua
Inquieta lengua

Entonces tiembla
Te Doblas
Te desdoblas
Y mi lengua aprieta

Paras
Respiras
Respiro

Meto mi lengua en tu boca
tu lengua la invita a bailar.

domingo, septiembre 03, 2017

Árbol



Hoy he estado mirando papeles viejos. Entre ellos han aparecido, juegos y dibujos, ensayos, búsquedas y algunos abandonos.
Sobretodo eso: Abandonos. Historias que no fueron, dibujos que nunca terminé. Cuadros que no fueron.

A veces el cajón de sastre es un poco la metáfora de la vida misma. Un peregrinar de historias inconclusas, de puntos suspensivos que no terminan de contar, de cosas que siendo no lograron ser del todo.

He encontrado este cuadro en el fondo del cajón, escondido en una bolsa.
Un árbol clavando sus raíces en el pasado.




***

Nombre: Árbol
Técnica: Crayola sobre cartón paja
Año: 2015 (o cercanos)




jueves, agosto 17, 2017

El navío.


Hay un barco perdido en la tormenta 
un navegante en un mar desconocido. 

Las noches son todas un silencio 
   como antiguas despedidas 
    que lo dicen todo 
     sin decir palabra. 

Hay mañanas que no llegan 
ayeres que se quedan 
   y se repiten
  y vuelven
 y regresan.
    
Días que son uno siendo otro
   que de ser no cesan
     que de pasar se cansan.

Y aquí estoy,
timonel de un buque de fantasmas
      de memorias perdidas
     de sucesos olvidados
    de palabras que sin nacer se ahogan en el silencio
                      enorme e infinito
                           de las estrellas que no llegan. 

Hay un azul que no sé si es cielo
        o mar.
Hacia él camina el tiempo
 sin amarres
  sin anclas
    ni aparejos
  sin redes
sin caminos.

Un navío de mares perdido.

jueves, agosto 10, 2017

Paisaje


Una vez leí que cada árbol es en realidad un bosque.
Me contaron que cada camino es en sí un destino.

Un amante de los viajes me repetía con frecuencia que el cielo no es más que el comienzo
y que las montañas (de colores a lo lejos)
no son otra cosa que un nuevo horizonte abriéndose camino.

Me dicen con frecuencia que debo viajar más.
     que el paisaje está en los ojos
         que es el corazón el que mira
             que la belleza esta siempre allí, afuera...

Me dicen muchas cosas los amantes de la vista y del paisaje.

¿Cómo los convenzo a todos ellos de que la belleza siempre ha estado es en sus ojos?